GUÍA: NIKOPOL Imprimir E-mail
Jueves, 27 de Noviembre de 2008 00:34
Guía: Nikopol

Normal 0 21 false false false ES-TRAD X-NONE X-NONE

GUÍA NIKOPOL

COPYRIGHT: Esta guía es propiedad de METODOLOGIC.com . Queda expresamente prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio o soporte de los contenidos de esta publicación sin la expresa autorización del editor.


CAPTÍTULO UNO

Me encontraba en mi apartamento y me dirigí hacia la puerta principal para recoger una carta que esperaba. Ésta era de mi amigo Gorgon y me pedía que realizara un retrato de mi padre. En el salón, en el lado derecho de la chimenea, había un montón de películas. Cogí una. De la mesa central del salón, leí un par de recortes de periódicos. Me dirigí al proyector pero necesitaba un soporte para reproducir las imágenes. Fui a mi dormitorio y pasé al estudio de pintura, donde me hice de un caballete. Volví al salón y lo coloqué allí. Seguía necesitando algo, así que volví al estudio y cogí de detrás de la escultura de la cabeza un lienzo en blanco, y de la misma escultura cogí un martillo y un buril. Regresé al salón y coloqué el lienzo sobre el caballete. Fui a la chimenea y del techo estiré hacia abajo la pantalla del proyector. En el proyector, abrí la parte superior para colocar la película en su interior y la cerré. Lo encendí y vi la película.

Para pintar el retrato necesitaba mis pinturas, las cuales las cogí en la mesa de mi estudio. Las usé en el lienzo. Necesitaba algo más rápido para hacer el retrato, así que giré el proyector hacia el lienzo y luego usé las pinturas en él (pintura negra en el pelo, gris oscuro en el cuello, gris mediano en la frente, gris claro en el pómulo y blanco en la camisa). Con el retrato ya acabado, decidí llevárselo a Gorgon, así que salí del apartamento.

Tras el susto regresé dentro y cogí la tubería del rincón que había al lado de la puerta del baño y lo usé en la puerta principal. Rápidamente me dirigí a mi dormitorio y cogí de la ventana una cadena. La usé en la puerta. Tenía que buscar una salida. Llegué a la conclusión de que mi perseguidor me seguía por el olor, así que debía buscar algo que lo atrayera. Debajo de la ventana donde estaba la cadena había incienso y un mechero, que cogí. Coloqué el incienso en su soporte (tablita de madera) y lo encendí con el mechero. Tras esto, fui al estudio y utilicé la grúa en la piedra que había en la estantería y la quité, volviendo a colocar la grúa en su sitio con la piedra enganchada. Todo estaba preparado para encerrar al monstruo en el dormitorio, así que me dirigí al éste y quité las cadenas de la puerta. Volví al estudio, moví la estantería, la bloqueé con la grúa, soltando la piedra y salí por la puerta. Una vez que el monstruo había entrado en el dormitorio, pasé por la puerta que quedó libre tras quitar la estantería, busqué la puerta del dormitorio que quedaba justo a la izquierda de donde salí, la cerré rápidamente. La bloqueé con la cadena. Cuando me disponía a salir del apartamento, la puerta estaba bloqueada. Limpié el suelo justo al lado del trozo de viga. Luego quité el trozo de viga y lo puse en la zona limpiada. Me dí la vuelta y cogí un palo de madera largo, que puse sobre la piedra. Al liberarse la puerta, usé en ella el martillo. Salí del apartamento. A la izquierda había una ventana bloqueada, dividida en doce ladrillos. Si empezaba por el de arriba a la izquierda, debía de romper en el siguiente orden.

Tras esto, escapé por la ventana.


CAPÍTULO DOS

Tras la charla con Gorgon, éste nos da un manual para descodificar el código. Me dirigí hacia el fondo del pasillo a la derecha, pasando por la puerta con la luz roja. El interior estaba oscuro, así que utilicé el mechero para ver algo mejor. A la derecha había dos interruptores. Uno de ellos necesitaba una llave, con lo cual encendí el otro. En la zona iluminada por la luz alcancé a ver unas lozas en el suelo. Las cogí y las fui colocando en sus respectivos lugares (empezando desde abajo a la izquierda coloqué la balanza. A continuación la corona y después la llave. Con respecto al lado derecho, a la altura de la balanza, puse la espada. La torre a la altura de la llave, siempre pegado a la pared derecha. Me faltaban objetos así que observé los restos de losas que había a mi derecha. Necesitaba una cruz negra, sal y dos monedas.

Salí de la habitación y observé un extraño semáforo a la izquierda. Me dirigí hacia él y allí me hice con una llave de tubo con la forma de una cruz. Volví atrás y pasé a la izquierda de la puerta vigilada por una cámara. Observando bien detecté una estantería de color distinto a las demás, a la derecha en la parte inferior. Utilicé la llave de tubo y descubrí una entrada. Pase al interior y encontré un depósito de cadáveres. Avancé hasta la mitad del pasillo justo donde estaba el dispositivo del altavoz. Me dí la media vuelta y seguí por el pasillo hasta el fondo. Giré hacia la derecha y vi que tras una chapa había una válvula. Desenrosqué los tornillos con la ayuda de la llave y utilicé la válvula, descongelando el cuerpo que había a su lado. Abrí la puerta y utilicé el buril para arrancarle un trozo al cadáver, consiguiendo así un trozo de sal.

Salí a la sala grande y me encaminé hacia el lado contrario del semáforo, donde estaba la máquina de cenizas. A la izquierda de ésta había un cepillo, del cual intenté coger unas monedas. Gorgon me llamó la atención, ya que me veía a través de un espejo. Para deshacerme de éste, le tiré una piedra que cogí de debajo del cepillo. Con las monedas en mi poder, las utilicé en la máquina de cenizas. Ésta se encendió, pulsé la flecha que señalaba hacia arriba, después la que señalaba a la izquierda, poniendo en la pantalla el nombre de “Clemence Morganido”. Pulsé el botón rectangular y cogí la lata y las monedas que sobraron. Volví a la habitación de las losas.

Una vez allí, coloqué el trozo de sal entre la torre y la espada, a la derecha. Las monedas las puse entre las llaves y la torre, la lata justo en medio de todas las cosas y la llave de tubo en el hueco inferior del medio. Cogí la tiza que había al lado de las losas rotas y con ella pinte en la pared los siguientes símbolos. De izquierda a derecha los puse en este orden: Serpiente, cuerno, calavera, gorro, rueda, ahorcado, cáliz y árbol. Ya sólo faltaba colocar el retrato justo en medio del hueco libre.

Extrañamente Gorgon me encerró. Con la ayuda de la llave de tubo desatornillé la parte inferior de la puerta, coloqué el informe que me dió Gorgon en la parte que había liberado con la llave de tubo, justo debajo de la cerradura. Con el buril, empujé las llaves y éstas cayeron en el informe. Las cogí y abrí la puerta.

Me dirigí hacia la oficina de Gorgon, pero éste ya no estaba, con lo cual aproveché para, con la ayuda de las llaves, abrir el candado y pasar al interior. De la estantería cogí un papel con un esquema de codificación. Leí el libro que había en la mesa, cogí la nota que había sobre ésta y miré la foto de mi padre. Debajo de la cama había una maleta en la cual encontré un informe. Antes de irme cogí la foto que había en la pared.

Volví de nuevo a la habitación del código y activé el interruptor con la llave. Coloque los papeles codificados sobre la plataforma de la izquierda y descifré el mensaje oculto:

jugador 23, nikopol el hombre, de las estrellas, vive en el bunker, detengan a su hijo, lo antes posible”.

Al salir apareció Anubis y nos da un Anj de Anubis. De pronto llegó Gorgon y no venía solo. Me dirigí hacia el depósito de cadáveres y me encaminé al fondo. Moví la cámara y huí del cementerio.

CAPÍTULO TRES

El guardia no me dejaba entrar en el puesto fronterizo, así que debía buscar una entrada alternativa. Miré a la izquierda y encontré la entrada al metro. La puerta pesaba demasiado y no podía abrirla. Necesitaba algo para abrirla, subí de nuevo y al lado del desagüe hallé una barra de hierro. Volví a la entrada al metro y en la parte izquierda abajo había una puertecita que rompí con la barra. Usé el buril en la cadena que había en el interior para romperla. Por fin conseguí abrir la entrada al metro. Pasé y caminé hasta el fondo, y a la izquierda encontré un armario que abrí. Contenía el sistema eléctrico del metro. Debía encontrar la combinación para hallar la manera para despejar el camino. Observé el panel de la izquierda y estaba apagado, en posición O. Miré ahora el monitor derecho y esperé a que se encendieran las luces de consola y línea B, (cuando esto suceda debemos salir rápidamente de esta pantalla, antes de que dejen de estar iluminadas estas posiciones, y así todas las veces que usemos el monitor). Volví al panel izquierdo y pulsé el botón de Potencia B (el tren de túnel andará). Salí y miré el monitor derecho. Esperé a que se señalara consola y cambio de vía. Volví al panel de la izquierda y coloqué el interruptor en A (las luces iluminadas deben indicar el camino que hay entre Entrevista y Andén). Ahora en el monitor derecho esperé a que se encendiera consola y línea A. Regresé al panel izquierdo y pulsé el botón A de Potencia. Así provoqué el choque del tren.

Me dí la vuelta y me encaminé hacia el túnel que había descubierto. Estaba a oscuras. En un montículo de piedrecitas a la derecha de la vía me hice de una. Arriba del montículo hallé unas escaleras metálicas. Usé la piedra en ella y subí. Me encontraba tras el guardia y debía librarme de él. Observé los carteles de la pared. Cogí el cuchillo que había en el escritorio. Miré el cable que había enchufado y lo quité. Usé el cuchillo en el cable y lo pelé. Volví a enchufar el cable y cogí el pelado, que usé en el guardia (pobrecito). Lo cogí y lo oculté. Me hice de un pase magnético del cadáver. Tras esto me dirigí al panel que había al otro lado de la calle. Abrí la pequeña puertecita roja de la izquierda y desconecté los cables de la posición en la que estaban los conecté al revés (rojo izquierda y verde derecha). Luego introduje la tarjeta en la ranura. Me apareció una especie de panal. A la derecha había uno con el número uno. Lo pulsé hasta que se puso en el número dos. En el panal, en la parte inferior había una especie de flechitas. Pulse de la siguiente manera:

Ya había conseguido el pase magnético nº2. Regresé a la garita donde estaba el guardia muerto. Usé el intercomunicador y logré que el otro guardia falleciera. Al registrar su cuerpo hallé una llave. Usé ésta en el armario que había al lado de la máquina de café. Me hice de un fusil con mira. Ahora debía de eliminar al guardia que estaba en el puesto de vigilancia, encima del hangar número 4. Para ello usé el fusil con mira. Una vez logrado regresé al lugar donde había cambiado mi pase y debajo de la puertecita roja había un panel de control. Bajé las tres palancas, con lo que conseguí desconectar los lásers. Desde este punto me dí la vuelta y miré arriba a la derecha, donde pude divisar a otro guardia en otro punto de control. Lo eliminé con el fusil.

Me dirigí al garaje. Justo enfrente, un poco a la izquierda había otro guardia. Me fijé en la pared derecha del garaje, donde había un armarito. Lo abrí y pulsé el botón que ponía ON, luego desconecté el cable verde situado a la izquierda, para luego quitar los dos grises de la derecha. Rápidamente me escondí entre los coches y cuando vi al guardia salir corriendo hacia donde había estado manipulando los cables, fui corriendo a donde había estado vigilando este guardia antes. Introduje la tarjeta en la ranura, se abrió la puerta situada a la izquierda y pasé por ella.

CAPÍTULO CUATRO

Me encontraba en una nueva zona, en la cual había un guardia. Hablé con él y me comentó que sólo podría pasar con una autorización. A la izquierda de éste, en la pared exterior de la garita, había un cajetín con una llave. Todavía no la podía coger. Volví atrás y pasé por la puerta de la alambrada de la izquierda. Había una caja que no podía abrir de momento. Me giré y pude divisar al guardia, que de repente empezó a moverse de su sitio, así que aproveché para coger la llave del cajetín. Regresé de nuevo al lugar donde se encontraba la caja que no podía abrir y usé la llave en ella. Una vez abierta me escondí dentro. Cuando dejé de oir las voces de los guardia intenté salir de la caja. Encendí el mechero para ver mejor el interior, pero no podía abrir la caja. Busqué la cerradura, la cual debía modificar desde el interior. Utilicé la llave de tubo para desenroscar los tornillos. Tras esto, utilicé el buril en el círculo marrón que quedaba a la derecha. Quité la parte de metal del medio de la cerradura y utilicé el cuchillo en el alambre que hay en forma de L al revés justo, justo en su zona vertical en medio de la cerradura. Moví la zona dorada derecha para abrir el cerrojo. Cogí el cuchillo de nuevo y lo utilicé de nuevo en el alambre en forma de L pero en su zona horizontal. Tras esto, moví la zona dorada izquierda de la cerradura y abrí la caja.

Una vez en el exterior, por la ventanilla que había en la puerta pude divisar a un guardia. Debía de tener cuidado para que no me viera. Giré mi vista a la izquierda y abrí un conducto de ventilación. Miré de nuevo la ventanilla y esperé a que el guardia se fuera. Pulsé el botón rojo y pasé por la puerta. Justo a la izquierda había otra puerta con otro botón rojo, pero en su interior había otro guardia, así que decidí volver atrás. Cogí la botella blanca de tapón rojo de la estantería y la volqué en el cacharro que había encima del cajón del suelo. Tras esto cogí la botella azul que había debajo de la botella que había utilizado y la volqué en el mismo cacharro, provocando así una sustancia peligrosa. Me fijé de nuevo en el conducto de ventilación y pulsé la palanca roja. Acerqué el cacharro al ventilador. Con el camino ya libre, entré de nuevo por la puerta de la ventanilla y pasé al cuarto de la izquierda. Metí al guardia dentro de la habitación y le cogí una pistola hipodérmica. Miré el monitor del centro y pude ver a mi padre. Horus se da cuenta de que alguien lo había escuchado. Tras un rato, me dí cuenta por el monitor de la izquierda de que un guardia se acercaba. Pulsé un botón rojo que había al lado del monitor de la derecha y miré este monitor. Pude leer unos interesantes documentos. Al cabo de un rato me dí cuenta de que el guardia del pasillo se había largado, momento que aproveché para salir de esta sala y pasé por la de enfrente. Seguí por la siguiente puerta que daba a las escaleras, pero la medusa espacial bloqueaba el camino hacia abajo. Subí las escaleras y encontré una criatura comiendo. Pasé por detrás de la criatura y usé la pistola en la medusa que estaba la criatura comiendo. Cogí las cajas de cartón que había al lado de la criatura. Me dirigí hacia el fondo de esta sala y me fijé en la pedazo de medusa que bloqueaba el camino. Me fijé en la zona inferior y coloqué las cajas encima. Tras esto utilicé el manual de mi inventario en los cartones y luego el mechero para encenderlo. Ya pude continuar con mi camino.

En esta zona había una criatura merodeando. Cogí un aparato rojo que había en la zona y se lo lancé a la criatura. Bajé la rampa y cogí un martillo que había en el suelo. Debía de romper los ladrillos que tapaban el camino. Había que hacerlo de la siguiente manera:

Bajé las escaleras y empezó a sonar la alarma. Entré por la puerta justo enfrente mía y vi a mi padre. Debía de llegar a él. Oí a los guardias. Cogí el vaso que había en el lavabo y lo usé en el grifo. Una vez lleno tiré el agua en el panel que había en la puerta. Registré la cama y me hice de una pluma y una sábana. Cogí también el taburete, el cual tiré hacia la ventana. Me acerqué a ésta y utilicé la sábana para coger un trozo de cristal de suelo. Debajo de la ventana y un poco hacia la derecha, al lado del suelo, había un cable negro que corté con el cristal. Me dirigí hacia la puerta y corte el mismo cable pero por esta zona. Me hice de un trozo de cable. Volví hacia la ventana. Debía buscar un lugar seguro para atar el cable para poder salir por la ventana. Me fijé en un perchero que había a la derecha de la ventana y até el cable en él. Salí por la ventana...

CAPÍTULO QUINTO

Me encontraba en la boca del lobo. Observé la habitación. Miré el monitor que había en frente mía y pude divisar un mapa. Mi padre se encontraba en la habitación 10. A la derecha del monitor quedaba una puerta. Pulsé el botón y ésta se abrió (tardó en abrirse). Pasé al interior. Pasé por cualquiera de las dos puertas que me quedaban (daban al mismo sitio). Miré la abertura de la pared y pasé por ella. La puerta de la izquierda estaba bloqueada, así que tomé el camino de la derecha. Giré a la izquierda y continué por el camino. Llegué a una sala con una gran estatua. Caminé por la izquierda de ésta. Cogí la barra de hierro que había apoyada en el armario de la izquierda y me escondí en éste. Cuando dejé de escuchar la conversación salí al exterior.

Una vez fuera abrí la puerta que quedaba en frente y pasé. Hice lo mismo con la nueva puerta. Me enteré de una interesante conversación. Cogí el teléfono que había en la izquierda. Toqué el monitor de la izquierda y trasladé a los guardias de lugar de la siguiente manera: el primer guardia lo dejé en su sitio, el segundo lo trasladé en vigilancia vestíbulo sur y el tercero lo coloqué a patrullar ABC. En el monitor de la derecha leí un informe. Continué por la derecha y seguí hasta llegar a una puerta cerrada. Al lado había un cajero de tarjetas. Metí la tarjeta en la ranura y en el panel cambié el número 5 por el 8. Ahora toqué el panel de la siguiente manera:

Ya tenía en mi poder la nueva tarjeta. Miré el cable que había debajo del botón al lado de la puerta cerrada y lo corté con el cristal. Tras esto, pasé por la puerta y seguí de frente hasta llegar de nuevo a la abertura de la pared. Observé al guardia y tras ver que pasaba por la puerta, me dirigí hasta ésta. Esperé a que el guardia activara la cerradura de la otra puerta (el piloto se encenderá y empezará a pitar), para pasar yo por ésta. Una vez dentro, giré a la izquierda y abrí la puerta de más a la derecha antes de que volviera el guardia. Una vez dentro bloqueé la puerta con el armario. Por fin me encontraba solo.

Coloqué la tarjeta en el lector, y entré en la armería. Abrí la reja y cogí el papel de la izquierda para ver las que armas había. Elegí el BAR-89, que quedaba más a la izquierda. Salí de la armería y subí por las escaleras de la derecha. Con la ayuda del cristal corté el cable que sostenía el colchón y utilicé la barra de hierro para forzar la puerta. Me encontraba en un balcón con una enorme sala. Miré hacia la parte izquierda y, justo en frente, encontré la habitación de XB2. Debía llamar su atención para que se acercara a la ventana para poder matarlo, así que utilicé el móvil y lo llamé a la habitación de invitados 1. Mientras que él contestaba, yo lo eliminé con el fusil.

Ahora debía de bajar, así que volví atrás, cogí el colchón y lo tiré al balcón. Una vez allí lo volví a tirar, pero esta vez a la parte de abajo. Una vez abajo utilicé el móvil y llamé esta vez a la enfermería. Tras la charla con el médico, llamé a la entrada del salón. Cuando los guardias se alejaron, aproveché para cruzar al otro lado hasta un garaje con un coche rojo. Subí las pequeñas escaleras e intenté entrar por la puerta de la derecha, pero necesite poner la pluma que tenía en mi inventario en la parte azul.

Tras la escena debía de huir y convocar a los dioses. Rápidamente activé la alarma que había al lado derecho de la puerta y salí corriendo por el pasillo. Pase por la puerta, giré a la izquierda y llegué a donde había activado la tarjeta. Pasé por la nueva puerta y seguí de frente. Me dirigí a la derecha por la abertura. Continué por la puerta de la izquierda al fondo y después por la de la derecha, también al fondo, llegando a la armería de nuevo. Subí por las escaleras y luego por las metálicas de la izquierda. Cruce la pasarela, miré al cielo y utilicé el anj. Por fin acabé con esta horrible pesadilla.


Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!
Última actualización el Sábado, 15 de Agosto de 2009 11:02