Review: THE WALKING DEAD EPISODE 3 -LONG ROAD AHEAD- Imprimir E-mail
The Walking Dead

De: Telltale Games (creadores de Tales of Monkey Island, Sam & Max Save the World y Wallace & Gromit: Grand Adventures)
Nos lo trae: Telltale Games (para Microsoft Windows, Xbox Live Arcade, PlayStation Network, Mac OS X, iOS)
Género: Aventura gráfica viviente
Localización: Voces y textos en inglés

box

Long Road Ahead

No puedo negar el hecho de que estoy totalmente enganchado con The Walking Dead. La trama de la ficción interactiva hilada por los expertos aventureros de Telltale Games es digna de elogio, puesto que no solo han conseguido atrapar a propios y extraños por su particular manera de contar su propia historia de muertos vivientes, sino que, encima, logran que cada nuevo episodio suponga una sorpresa que consiga superar en emociones e intensidad al anterior.


Sin destripar nada, recordaremos que el segundo capítulo era auténticamente fuerte, un torrente de mal rollo y adrenalinítica tensión difícilmente superable. Es más, el que esto suscribe pensaba que sería complicado por parte de sus desarrolladores seguir con este altísimo nivel de sensaciones… pero Telltale lo ha conseguido. Y miren ustedes por dónde, han decidido girar la trama y diferenciarla sobremanera de pasados acontecimientos, hasta el punto de que, lo que en el anterior episodio era horror y tensión elevados al máximo exponente, aquí la historia se torna dramática e intimista a partes iguales.


Servidor, un hombre curtido en mil batallas, llegó a llorar con la historia que nos cuenta Long Road Ahead. Aún con sus variantes (recordemos que la aventura varía en torno a nuestras elecciones), el camino que escogí llevaba a un punto por el que seguramente tendréis que pasar todos, y es un momento en el que el nivel alcanzado por los guionistas es como para quitarse el sombrero, llegando a la altura de lo que bien podría ser de los mejores momentos del laureado cómic de Robert Kirkman. Muy grande.


Por su parte, el carácter intimista de este capítulo hará que conozcamos más y mejor que nunca a sus personajes. Y atención, porque posiblemente se trata del episodio en el que menos cosas se cuentan de ellos, pero sin duda alguna las acciones de Lee Everett, la pequeña y perspicaz Clementine, Kenny y compañía hablarán más de ellos que cualquier relato acerca de su pasado. Por así decirlo, la historia narrada en Long Road Ahead es como un libro abierto para sus personalidades… y, en consecuencia, lo pasaremos tan bien o mal como lo pasen en ellos, en base a la absoluta empatía que despiertan en el usuario.


Como aventura, Long Road Ahead es el capítulo más largo de todos los que han salido hasta el momento. Lo cierto es que yo me lo he tomado con mucha calma jugándolo, y me ha llevado unas tres horas llevarlo a buen puerto. El por qué de su longitud va más allá de la densa historia que nos cuenta, y es que resulta ser la entrega cuyo componente de aventura gráfica está más acentuado, alejándose sobremanera de las livianas dosis del género de los anteriores episodios. De hecho, aquí hay puzzles que por fin motivan al ingenio, y siempre mezclados con la tensión que supone el vivir en un mundo donde cualquiera puede perder la vida en el momento más inesperado.


Hay quien le pueda achacar el que tenga más factor aventura, más enigmas y demás por el hecho de que así hay menos que contar. Pero nada más lejos de la realidad: The Walking Dead: Long Road Ahead posee más intensidad que cualquiera de los anteriores episodios, detalle que se destila desde las primeras conversaciones entre los personajes. Un traidor en el grupo, acusaciones manifiestas entre los nuestros, un tramo en el que improvisaremos como detectives… e incluso una pequeña parte en la que jugaremos a ser francotiradores. ¿Quién da más?

Conclusión

Con The Walking Dead, Telltale ha demostrado que es algo más que una casa que quiere vivir sin más méritos que las franquicias que licencia. Dejando de lado experiencias discutibles como Back to the Future o Jurassic Park, los “muertos vivientes” de estos desarrolladores son una pieza fundamental para entender no solo la trayectoria de esta irregular compañía, sino para comprender cómo puede llegar a evolucionar el género de la aventura gráfica. Desde aquí creemos que The Walking Dead lo consigue de medio a medio, incluso más allá de lo que en su día se atreviera a realizar Heavy Rain y, ojo, con una milésima parte de los recursos utilizados en la obra de Quantic Dream. Poco más os puedo decir salvo que, si habéis disfrutado de los dos anteriores episodios, ya estáis tardando en adquirir esta joya. Sé que el mundo es injusto y no ocurrirá nada, pero The Walking Dead: Long Road Ahead merece pasar a la historia del videojuego por su sorprendente capacidad de renovarse desde sus mismas entrañas, por no decir que se trata de una de las historias más intensas, dramáticas y emotivas de estos últimos tiempos.



Por Spidey


Obra maestra

Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!