Review: AMNESIA, THE DARK DESCENT
AMNESIA: The Dark Descent

De: Frictional Games (desarrolladores de la serie Penumbra)
Nos lo trae: Frictional Games (para Windows, MacOS y Linux)
Género: Survival Horror psicológico
Localización: Voces en inglés, textos en castellano

box

Miedo a la oscuridad

Habiéndose convertido Penumbra en todo un clásico del entorno PC, los suecos de Frictional Games se liaron la manta a la cabeza para volvernos del todo locos con su último juego, Amnesia: The Dark Descent. Conocido durante su desarrollo como Lux Tenebras, Amnesia retoma muchos de los valores jugables de la anterior obra de Frictional, sin moverse un ápice de los ambientes terroríficos y torturando al usuario más que nunca en base a una espectacular jugabilidad basada al cien por cien en la sobrenatural ambientación al más puro estilo Lovecraft.


Pudiéndose englobar sin problemas dentro del género de la aventura gráfica, observaremos Amnesia desde una espectacular perspectiva en primera persona, moviéndose el conjunto gracias al magnífico engranaje que ofrece el motor HPL en su segunda encarnación. Aún con las más que palpables mejoras técnicas, Amnesia recuerda poderosamente a Penumbra en temas como la interacción de nuestro personaje con los distintos objetos del escenario o la resolución de los puzles. Queda claro que el estilo cien por cien Frictional está ahí, prácticamente indemne. Pero atención, que Amnesia es más… mucho más.


Más terrorífico que nunca

Si hay algo que sabe transmitir Amnesia es terror. Un miedo capaz de recorrerte todo el cuerpo, sin a veces saber muy bien por qué. Imaginaos la situación: encerrados en un siniestro castillo, sin memoria y con nuestra propia cordura en la cuerda floja. Nuestro personaje necesita estar cerca de la luz, porque de no estarlo comenzará a abrazar la locura de una forma ciertamente palpable, con efectos tanto visuales (muy al estilo de lo que ocurría en el gran Eternal Darkness) como a nivel jugable. A esto contribuye también el buen número de sustos que podemos llevarnos durante la aventura, impactos que se alejan inteligentemente de los típicos golpes de terror facilones de otros juegos, siendo en Amnesia todo muy psicológico.


Sobre el papel no parece gran cosa, pero os puedo asegurar que este juegazo me ha hecho sudar de lo lindo. Al ser nuestro personaje incapaz de combatir al mal que le rodea, las situaciones que se nos presentan son a todas luces impagables. Escuchamos un grito de mujer pidiéndonos ayuda, cosa que ya de por sí aterroriza al protagonista. Lo mismo hace la visualización de un charco de sangre, el cual decidimos seguir. Abrimos la puerta hasta donde dirigen las manchas y un tremendo gruñido nos hace retroceder. Atravesamos otra puerta, miramos atrás y contemplamos a lo lejos una monstruosa figura humanoide venir a por nosotros. Cerramos la puerta, colocamos una mesa detrás para bloquear la entrada y nos escondemos en un armario. Podemos abrir levemente la puerta de nuestro escondite para ver cómo el monstruo camina por la habitación buscándonos… ¿no suena terrorífico? Pues jugándolo es increíble.


Más aún es por el efecto desorientador que, desde un principio, nos mete este Amnesia sin compasión alguna. Antes de comenzar, el juego nos pide que apaguemos las luces y que nos pongamos unos auriculares. Es tal la experiencia inmersiva que han querido conseguir los programadores que se nos exime de tener que grabar la partida nosotros mismos, haciéndose Amnesia cargo de ello automáticamente, y de forma muy hábil. Ya metido en el meollo, los juegos de luces emborronan la imagen, las sombras enturbian nuestros ojos y la cámara se tambalea. La sensación es brutal, llegando al punto de que, en ocasiones, sentiremos que somos nosotros los que estamos sintiendo directamente estos efectos. Habrá momentos en los que nuestro hombre tendrá la necesidad de apoyarse en alguna pared o, directamente, se tirará al suelo semi inconsciente, con todo el terror del mundo a la hora de volver a abrir los ojos…


La lógica y la locura

Tal y como pasara con esas grandes joyas de juegos que son los Penumbra, Amnesia se maneja como si de un shooter en primera persona se tratara. El control es bastante tópico en este sentido, con el añadido de un inventario gestionable que no atañe demasiada complicación. Para interactuar con los distintos objetos del escenario, nuestro puntero se transformará en una mano que servirá, dependiendo de la tecla del ratón que pulsemos, para agarrar o tirar objetos. De este modo, las puertas las tendremos que abrir agarrando el pomo y moviendo el ratón hacia el lado correspondiente… y así con todo, logrando una sensación de inmersión muy, pero que muy conseguida.


Es por ello que, en una situación como la que os contaba hace tres párrafos, la habilidad a la hora de agarrar, arrastrar y empujar objetos es esencial, sobre todo cuando de la prisa que nos demos depende nuestra vida. Abrir una puerta no es difícil, pero atinar con el pomo mientras huimos tiene su cosa… como pasaría verdaderamente en la vida real. Del mismo modo, si nos ocultamos de algún monstruo en un armario o similar, es conveniente no soltar la puerta de nuestro escondite, no vaya a ser que se abra por vete a saber qué. Tampoco olvidemos la cosa de la luz, debiendo cuidar siempre de mantener nuestra lámpara llena de aceite o, en su defecto, encender las distintas antorchas y velas de los escenarios. Si no, la locura (y el consiguiente descontrol tecno-lúdico) se adueñarán de nuestro hombre...


El otro pilar esencial en el que se sustenta la jugabilidad de Amnesia son los puzzles, algo básicos en concepto pero tremendamente divertidos de solventar. Existen muchos del tipo “palanca que activa la puerta”, del mismo modo que no pocas partes del juego se centran en encontrar la llave que nos abra el camino. Otros tantos hacen requerimiento de la magnífica física que nos brinda el motor gráfico, con auténticas audacias malabares capaces de dejar en ridículo los otrora geniales rompecabezas de Half Life 2. A destacar aquellos que nos ponen a jugar a los químicos, teniendo que mezclar los distintos componentes, calentarlos, etc.

Conclusión

Amnesia: The Dark Descent es un juego estupendo, recomendable sin discusión. Por mucho que hayas podido escuchar por ahí algo del estilo “planteamiento enfocado a un público demasiado concreto y minoritario”, el programa de Frictional Games tiene todas las papeletas de triunfar merecidamente si consigue llegar al gran público. Su más que asequible precio (unos doce euros) y su más que absorbente mecánica lo convierten para mí en uno de los mejores lanzamientos del año para ordenadores personales. Eso sí, con Amnesia sólo juega una cosa en su contra, y es su endiablada dificultad. Y no hablo de esa dificultad que te mata o te impide avanzar por un mal medido puzzle, no… Amnesia es verdaderamente difícil por el mero hecho de que es terrorífico... y te puede volver loco.



Por Spidey


Harcore totalReferencia en su géneroAbsolutamente terrorífico

Comentarios (2)
  • Chuti  - ..
    avatar
    Ya tiene buena pinta ya...pero si da tanto miedo como cuentas me parece que pasaré...XD.
  • CapitánCuernos  - Es una lástima...
    avatar
    Es una lástima que el juego esté teniendo tan poca difusión y pegada. Y más cuando es la apuesta a "doble o nada" de Frictional Games que, de no tener éxito, se dice que abandonarán el negocio.

    Yo animaría a cualquier amante de las aventuras de terror que lo adquiriese, aunque tenga sus dudas. Después de todo, al precio que está, si viéramos cualquier juego de consola medio decente a ese precio en una tienda nos tentaría soberanamente.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!