Review: FIFA 11
FIFA 11

De: Electronic Arts (desarrolladores de las series NBA Live, Tiger Woods PGA Tour Golf y Need for Speed)
Nos lo trae: Electronic Arts (disponible en Xbox 360, PS3, PC...)
Género: Simulador de fútbol
Localización: Voces y textos en castellano

box

Historia de un portero

Si había algo que echaba de menos en esto de los videojuegos deportivos es eso de ser portero. Ya en la era de los dieciséis bits se nos privaba de la siempre emocionante posibilidad de encarnar al guardameta de nuestro equipo, misión que antaño compartíamos gustosamente con el control del resto de futbolistas. Kick Off, Sensible Soccer, International Superstar Soccer… todos ellos tenían a un autómata bajo los palos, eficaz de cara a que nos centráramos en la experiencia de dominar a los diez hombres restantes. Pero antiguamente, eso de mover al arquero en Konami’s Football, Match Day 2 o incluso en ese éxito español llamado Emilio Butragueño Fútbol tenía su particular encanto.


Novedades aparte, el detalle que más me ha llamado la atención del nuevo FIFA 11 es el hecho de que nos permite enfundarnos los guantes del meta. Una posibilidad que Electronic Arts ha llevado con tanto arte que bien merece estos primeros párrafos. Es tal el trabajo que, lejos de ser un añadido de poca relevancia, termina resultando crucial para todo aquel que, además de nuevas posibilidades, busque en esto de los videojuegos de fútbol un reto emocionante y vibrante a todas luces. Con un control perfectamente implementado, no nos será complicado emular a la CPU en lo que a palomitas y estiradas varias se refiere, bregando con los mil y un disparos con los que nos toparemos en los partidos online once contra once.


Pero FIFA 11 no es solo portería. En definitiva, esta nueva edición continúa con la tradición de aglutinar en un solo disco toda la esencia del fútbol y más, tal y como lleva haciendo esta serie desde el ya portentoso FIFA 08. En todo caso, muy poco ha evolucionado el asunto, donde salvo por el citado tema del portero y algún que otro matiz de nuevo cuño, FIFA sigue siendo el mismo juego que hemos disfrutado en estos últimos meses. Cosa de la que, por cierto, no pueden decir lo mismo los usuarios de PC y compatibles, los cuales por fin podrán disfrutar de un auténtico FIFA de nueva generación, encontrándonos con una fiel recreación de lo que era el genial FIFA 10 de Xbox 360 y PS3. Sí, es como si en PC la cosa fuera con un año de retraso… pero demonios, es muchísimo mejor tener en nuestros discos duros una genialidad del 2009 antes que una mediocridad versionada desde los circuitos de la vetusta PlayStation 2.


Somos once

Otra cosa de la que puede presumir el nuevo fútbol de EA es lo que ellos mismos han bautizado como “Personality+”, que no es otra cosa que la potencialización de las características propias de cada futbolista. De acuerdo con que antes también se daba algo parecido, en términos de que todos los jugadores tenían sus estadísticas y tal, pero en FIFA 11 el quid de la cuestión está en que a determinados hombres se les han otorgado alguna que otra característica desequilibrante.


Por supuesto que es algo que podremos contemplar sobre todo en las estrellas, donde será fácil percatarse de aquellos que son pasadores infalibles, delanteros de cañonazo, centrales incansables… El juego imita así (y muy bien que lo hace) el comportamiento individual de un gran número de jugadores en el campo, cosa que también se plasma en pantalla gracias a toda una serie de animaciones específicas que, por qué no decirlo, lucen de puro lujo. Y, aparte y ya refiriéndonos al resultado global de este novedoso añadido, significa un antes y un después de cara a dar lo mejor de nuestros hombres en términos de estrategia.


Algo que se traduce igualmente en una inteligencia artificial que responde igualmente al mismo patrón, fluyendo el asunto de una forma tan alucinante como natural. Es por ello que todo se mueve en consonancia a lo que debería ser un encuentro “de verdad”, con futbolistas que intercambian sus posiciones en los momentos adecuados, agobiantes defensas que cubren y acosan como nunca y delanteros que se terminan desmarcando con coherencia. Y lo mejor de todo es que cada equipo efectúa una magnífica simulación de su símil real.


El remate

Después de sacarle todo el jugo posible al todavía fresquito Copa Mundial de la FIFA 2010, ponerse a los mandos de FIFA 11 dejan entrever la impresión de que nos encontramos ante un juego muchísimo más lento, menos alocado y más estratégico. De FIFA 10 al programa del Mundial se había pasado de un tempo ágil pero calmado a un ritmo cercano al arcade, favoreciendo a la perfección el espectáculo que debería suponer un campeonato del mundo. Y ahora con esta nueva entrega volvemos a los fueros pausados, acentuándose más que nunca por ciertos detalles que paso a comentar.


Para empezar, el sistema de pases deja aún más atrás los automatismos del pasado. Requiere un esfuerzo considerable el adaptarnos al ejercicio manual de mover la pelota, obligándonos sobre todo a ejercer un mejor control de la fuerza de cada patada. Pero claro está, la finalidad es encontrarnos ante un fútbol más libre, más “del jugador”… y vaya si lo consigue. En este sentido también han evolucionado lo suyo los pases largos y los disparos a puerta, con una física que cada vez está más cerca de la perfección, aún fallando en los extraños remates de cabeza, todavía lentos e irreales para lo que requiere la situación.


Otro aspecto con el que FIFA 11 se diferencia de sus antecesores es en el énfasis puesto en el cuerpo a cuerpo. Si ya de por sí la IA se esfuerza por cerrar magníficamente sus defensas (es bastante más complicado largarse solitos desde medio campo), los golpes de hombro y os agarres estarán más a la orden del día que nunca. De este modo, hacer una defensa a base de presión es imprescindible para que más de un disparo se vaya al quinto pinto, siendo pues testigos de mogollón de momentos de frustración rial a base de una buena cortina contra los goles ajenos.


Conclusiones

FIFA 11 es muy, pero que muy parecido a su más directo antecesor (no esperéis apenas cambios en lo concerniente a lo visual o en las ya cansinas locuciones de Lama y González)… pero es que lo que está haciendo EA es depurar una fórmula bastante cercana a la perfección, recogiendo constantemente el feedback del gran público y aplicándolo con no poca sabiduría. En la presente entrega, definen por su peso la presencia protagonista de los porteros, la posibilidad de definir nuestra propia carrera durante quince temporadas (como jugador, manager o entrenador-jugador) o lo tremendamente personalizable del programa (hasta los cánticos de la afición son editables). En opciones no hay quien le gane, desde luego.


Pero donde FIFA 11 destaca, y es donde todo buen juego deportivo debe destacar, es nuevamente sobre el terreno, destapándose como esa maravilla lúdica que se torna atemporal una vez nos enfrentamos contra el amigo picado de turno. En este sentido, si bien la evolución es tan palpable como discutible (porque habrá quien prefiera la jugabilidad del gran Mundial FIFA 2010, creedme), Electronic Arts debe ir pensando en la fórmula que remoce el chiringuito sin estropear la gran base tecno-lúdica de su FIFA. Algo que hiciera Konami con muy malos resultados, por cierto… si bien, precisamente, ha salido a relucir este año con el mejor PES de estos últimos tiempos, algo que, siendo coherentes, FIFA 11 debe respetar



Por Spidey


Puro vicioEstupendo multijugadorReferencia en su géneroJuegazo

Comentarios (2)
  • blanka  - de eso naaaaaaaa
    avatar
    En el fifa de pc....NO SE PUEDE MANEJAR EL PORTERO!!!! no existe esa opcion, discriminacion y palo para los que somos usuarios de Pc...Caguento!!! ya me veia como San Iker!!!
  • Spidey  - versión PC
    avatar
    Es que, tal y como se dice en la review, FIFA 11 de PC es, realmente, el FIFA 10 que saliera el pasado año para Xbox 360 y PlayStation 3. Por consiguiente, la opción de controlar al portero no está presente.
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!