Review: I AM ALIVE

De: Ubisoft Shangai (desarrolladores de Splinter Cell: Pandora Tomorrow y Double Agent)
Nos lo trae: Ubisoft (para PlayStation 3 y Xbox 360 a través de sus respectivas plataformas de descarga digital)
Género: Supervivencia, escalada y tajos a traición
Localización: Voces en inglés, textos en castellano

box

Futuro gris

Confieso que, en sus primeros compases, I Am Alive me decepcionó sobremanera. Lejos de mostrarme aquel juego que prometía en los trailers una supervivencia extrema inusitada en esto del ocio electrónico (donde hasta hace poco muchos se frotaban las manos al intuir un interesante aperitivo antes del esperadísimo The Last of Us), el programa de Ubisoft llevaba su parte lúdica a un monótono compendio de largas trepadas y saltos automáticos. En este sentido, I Am Alive no ofrece más que, por ejemplo, las secciones de escalada de Uncharted, Assassin’s Creed o InFamous… y sin embargo, es lo que presenta a nivel de jugabilidad en el setenta por ciento de su desarrollo.


No obstante, esta post-apocalíptica aventura tiene ciertas secciones que bien convendrían destacar para poner sobre la mesa sus auténticos baluartes, capaces de hacer sopesar matices sobados y rudimentariamente llevados en pos de una balanza susceptible de, a nivel global, terminar inclinándose hacia el lado positivo. A ello hay que sumarle la notable ambientación, con un apartado gráfico cuyo particular e impactante estilo visual le confiere auténtica grandeza. En este sentido, cabe alegrarse del avance que supone con respecto a los más convencionales diseños de cuando la tristemente defenestrada Darkworks desarrollaba el juego, si bien clama al cielo la nula interactividad con los elementos de los decorados, donde hasta una pequeña bolsa de basura está “anclada” al decorado como si la vida le fuese en ello.


Pero el conjunto se sobrepone cuando la gente de Ubisoft Shangai plasma con todo lujo de detalles una ciudad americana (la ficticia Haventon) absolutamente desolada, después de un cataclismo de proporciones bíblicas que ha dejado el mundo en ruinas. Pero más allá de los propios detalles obtenidos a base de polígonos y texturas más o menos bien plantados, lo original del aspecto gráfico de I Am Alive es su llamativo tratamiento del color y de los juegos de luces. Y es que casi todo el juego es gris, prácticamente en blanco y negro. Algunos colores se marcan de manera muy tenue, y los efectos de luz llegan incluso a quemar el objetivo. Así, I Am Alive consigue un aspecto muy personal… capaz de enamorar a unos y disgustar a otros tantos. Desde luego, no dejará a nadie indiferente.


Sin escrúpulos

Para que os hagáis una idea de por dónde van los tiros de I Am Alive, lo más directo es poner un par de referencias cinematográficas como "The Road" o "El Libro de Eli". Es más, el título que hoy nos ocupa se permite la licencia de coger tal cual ciertas situaciones de estas películas, las cuales trasladadas al mundo del videojuego han resultado tener, precisamente, mucho juego. En resumidas cuentas, la situación propuesta nos pone en una ciudad donde la vida humana no vale un pimiento, prevaleciendo la supervivencia de uno mismo sobre todas las demás cosas. Es por ello que detalles tan extremos como rematar a una persona herida no debe suponernos demasiados escrúpulos…


Claro está que el resto de humanos piensan igual. Ojo, que también encontraremos buenas personas que no han perdido su decencia en medio de todo este desastre, pero lo normal es que lo primero que suscite nuestra presencia sea el que nos acribillen a balazos para luego saquear nuestro pobre inventario. Es por ello que, a priori, nuestras principales premisas serán las de sobrevivir y, cómo no, saquear. Luego nos meteremos en otros berenjenales, tales como el momento en el que nos encontraremos con una niña -al protagonista le recuerda a su desaparecida hija- y tendremos que ocuparnos de defenderla a toda costa.


Entonces, lo mejor de I Am Alive viene cuando nos topamos de bruces con los “enemigos”. Y claro, hay que dejar claro que no estamos ante un shooter… Es más, poseyendo pistola, lo raro es que tengamos en el cargador una bala. Y ahí entra el gran puzzle que lleva en sus entrañas este juego, el cómo sobrellevar estas situaciones a base de marcarnos faroles. Os pongo el ejemplo: aparecen tres tipos, dos de ellos con pistola y uno armado con un cuchillo. Se acercan a nosotros amenazando con la pistola, y nosotros levantamos las manos… no es el momento de enseñar nuestra arma, puesto que estaríamos en desventaja (un tiro y estamos muertos).


Dejamos pues que se acerque el matón que nos amenaza con un revólver… y cuando esté a nuestro alcance, le rebanamos el pescuezo con nuestro cuchillo. En ese momento, le quitamos la pistola y nos encargamos rápidamente del otro pistolero, dando buena cuenta de él con un certero disparo. Estamos pues sin munición, pero es algo que el maleante que queda no sabe. Así pues, nos limitamos a amenazarlo apuntándole, pulsando la tecla correspondiente para hacerle ver que estamos dispuestos a disparar. El qué hacer con él ya os lo dejo a vosotros… A mí personalmente me encanta hacerlo retroceder para pegarle un patadón al más puro estilo Leonidas en "300", lanzándolo al vacío.


I Am Alive propone muchas situaciones de este tipo, y casi todas ellas exigen una precisión brutal en nuestras decisiones, a la par que todo ha de ser consumado con una rapidez extrema. Pero, aunque piden del jugador velocidad y agilidad, son en sí un genialísimo puzzle que, con todo el mérito del mundo, se torna lo mejor de todo el juego. Sin echar por tierra del todo la limitada exploración o los densos compases de escalada (asumo que los fans de Prince of Persia se lo pasarán de miedo), I Am Alive adquiere su importancia en base a esta peculiar característica, sobreponiéndose a lo que podría haber sido simple y llanamente un juego sin chicha.

Conclusión

Estamos ante un lanzamiento interesante, lo reconozco. Es capaz de partir desde un planteamiento sumamente convencional para llegar a trasladar su base jugable a esa particular mezcla de puzzle y acción que tanto me ha sorprendido y gustado. Es en ese punto donde I Am Alive destaca y estira su cabeza para destacar sobre el resto, aún cuando su parte más tópica tampoco es del todo desdeñable. Tal vez sea el factor “resistencia”, que hace que las escaladas sean más emocionantes… o incluso la encorsetada exploración, con esas secciones de zonas contaminadas ciertamente agobiantes.


Otros factores del juego también podrían ser dignos de reseñarse, pero en definitiva no aportan nada que sea capaz de eclipsar el fantástico diseño de supervivencia/amenazas. Es más, saltaremos, treparemos, nos deslizaremos por peligrosísimas rampas… pero siempre estaremos deseando vérnoslas con algún tipo malencarado para poner a prueba nuestras habilidades intimidatorias. Por esto y por su fantástico aspecto, I Am Alive es un juego bastante recomendable.



Por Spidey


Sorpresa inesperada


Comentarios (0)
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!