avatar
¡Gracias Alistaire!

Tengo la brutal suerte de ser el traductor español de The Night of the Rabbit, lo que significa que he estado metido en Bosquerratón prácticamente todo el mes pasado. En mi cabeza, sus fondos no son meros dibujos, sino la geografía de un lugar en el que he habitado.

Coincido al 100% en la que expones como su máxima virtud: "la de evocar la más pura esencia de la infancia". Es más: conocí a su director y escritor, Matt Kempke, durante este invierno en Hamburgo, justo cuando se confirmó mi participación en el proyecto. Charlando sobre las influencias del juego, le comenté que me recordaba muchísimo a uno de los libros que más veces leí siendo niño, "El viento en los sauces", de Kenneth Grahame. Matt me confirmó que, ciertamente, tal novela había sido su máxima inspiración para crear Bosquerratón. Novela y juego nos hablan de mundos bellos, sentimientos puros, amistades limpias... y de la sucia y ladina amenaza que puede acabar con todo ello. Pese al maniqueísmo inherente en tales divisiones (o quizás, gracias a él) ambas obras tienen la virtud de hacernos sentir como niños... ¡incluso cuando ya no lo somos! En otras palabras: lo que realmente hace mágico a The Night of the Rabbit no es su temática, sino la pureza de los sentimientos que provoca en el jugador.

¡Vaya coñazo estoy soltando a las 2 de la mañana! Lo dicho: ¡gracias por el análisis, Alistaire!

PS: Por cierto, ¿has visto ya el kickstarter aventurero de tu semitocayo Alastair Beckett King? http://www.kickstarter.com/projects/315061806/nelly-cootalot-the-fowl- fleet-retro-pirate-adventu